La protección solar es fundamental para mantener nuestra piel pero no todas las personas están por la labor de utilizarla o lo hacen de una manera equivocada. Acostumbrados a escuchar muchos rumores sobre el número de factor de protección solar que aparece en los botes de crema, ha llegado la hora de descubrir su verdadero significado.

Es necesario saber que la crema solar no protege por igual a todo el mundo y su eficacia depende del tipo de piel de cada individuo. Hay personas que se empiezan a quemar desde el primer minuto de exposición al sol mientras que otras pueden aguantar hasta veinte sin notar rojeces en su piel. Se calcula que el promedio normal de las distintas pieles es de diez minutos pero cada ser humano debe ser consciente de su nivel de sensibilidad al sol.

El número de factor de protección solar (FPS) que aparece en los envases hay que multiplicarlo por los minutos que resiste nuestra piel al sol y el resultado de esa operación matemática se corresponde con el número total de minutos que nuestra piel está a salvo de las radiaciones solares. Por ejemplo, si una persona tarda 10 minutos en quemarse y utiliza una protección solar de 15, estará protegida durante 150 minutos (10×15).

Hay que tener en cuenta otros factores externos como la localización geográfica (no es lo mismo tomar el sol en Galicia que en Canarias), la hora de exposición (los rayos de sol son mucho más incisivos entre las 12:00 y las 16:00 horas) y que al sumergirnos en el agua, el tiempo de protección se reduce.

Por lo tanto, es recomendable volver a echarse crema después de cada baño y repetir esta aplicación cada dos horas, independientemente de nuestra sensibilidad y del factor de protección solar utilizado, para que nuestra piel esté a salvo de cualquier lesión.

Aquí os dejamos unas recomendaciones a la hora de protegerse del sol:

  • Mantenerse alejado del sol cuando sus rayos son más fuertes (entre las 12:00h y las 16:00 )
  • Usar protector solar con un FPS de 15 o más
  • Utilizar ropa protectora
  • Usar gafas de sol con buena cobertura que le brinden 100 por ciento de protección contra los rayos UV
  • Evitar las lámparas solares y las camas para broncearse
  • Revisar su piel con regularidad para detectar cambios en el tamaño, la forma, el color o la textura de sus marcas de nacimiento, lunares y manchas. Esos cambios pueden ser un signo de cáncer en la piel.

 Puedes pasar por nuestra tienda física o en nuestra tienda on line www.farmamasnatural.com y elegir el fotoprotector que mejor se adapte a ti.

Fuente de información: Cadena Dial